• 27 de Abr, 2017

Tratar la HIPERHIDROSIS: Una cuestión de salud física y psíquica

Cuando empieza el calor es cuando esta alteración de la sudoración denominada “Hiperhidrosis” se acentúa. Se trata de un mal funcionamiento del sistema nervioso simpático que envía un estímulo exagerado a las glándulas sudoríparas produciendo una sudoración desmesurada y que afecta a un 3% de la población europea, tanto a nivel físico como emocional.

La hiperhidrosis más común afecta a la palma de las manos, seguida de la axilar y por último, la plantar, pero es quizás la hiperhidrosis en las manos la que crea más problemas a la hora de relacionarse socialmente (saludar estrechando la mano) y para el desarrollo de algunos trabajos manuales, aunque la de localización axilar es también de las que más preocupa y que crea verdaderos problemas de inseguridad que pueden llegar a afectar psicológicamente a quien la padece.

En Institut SAURINA recomendamos la terapia con BOTOX (toxina botulínica) ya que supone una auténtica revolución para el control de la sudoración, gracias a su rapidez de acción y a la ausencia de efectos secundarios.
Los efectos del tratamiento empiezan a notarse a los 2- 4 días y la sintomatología remite en una semana. La duración del efecto suele variar según la localización, pero oscila entre los 9-12 meses.

Si quieres compartir...  

Últimas noticias